¿Es verdad lo que está escrito en la Tora?

 

Esta es una pregunta muy atrevida dentro de nuestra tradición. Sin embargo es una de las preguntas que más a menudo escuchamos en la Modernidad. En el judaísmo decimos que la Tora es emet (literalmente “verdad” en hebreo). Pero al mejor estilo judío debemos responder esta pregunta con otra pregunta: ¿a qué nos referimos cuando decimos que algo es verdadero? ¿Qué significa que algo es “verdad”?

 

Si no lo veo no lo creo

Hasta la actualidad tenemos evidencias históricas que ciertos eventos descriptos en la Tora sucedieron pero no tenemos pruebas absolutas que todo lo que allí se nos narra realmente sucedió en forma histórica. Una de las formas en las que uno comprueba una verdad histórica es comparando más de una fuente o texto que describe el mismo evento. Si tenemos dos o mas descripciones de un determinado suceso en la historia (narrado por diversas personas con visiones parecidas pero definitivamente diferentes) podemos llegar a concluir que dicho suceso aconteció ya que fue tan significativo que quedo registrado en varias fuentes distintas. En pocas palabras, ciertos eventos que suceden en la Tora son mencionados en otras narraciones pero no todo lo que aparece escrito en la Tora podemos corroborarlo con otras fuentes históricas.

De todos modos cuando los judíos decimos que la Tora es “verdad” no nos referimos específicamente a verdades históricas. La Tora es verdad para nosotros en otro sentido y de hecho reducir su verdad solo a verdades históricas es no conocer la verdad que este texto posee. A lo que nos estamos refiriendo es a ese sentimiento de verdad que uno encuentra al leer y reflexionar sobre lo que está escrito en la Tora. Pero me atrevo a decir que incluso así no alcanzamos la verdad de la Tora puesto que la verdad realmente se revela en forma total cuando también nos dedicamos a leer lo que otros judíos han entendido al intentar ellos mismos penetrar el mensaje que nos fue transmitido. Ésta es la manera verdadera de entender la Tora.

El objetivo del judío es siempre leer dentro de la tradición su propia voz participando en una conversación con la tradición y los judíos que lo antecedieron. A pesar que nuestra condición presente puede ser muy diferente de la que leemos de nuestros antepasados debemos conversar con ese pasado, repensarlo y reformularlo de manera tal que se convierta en algo relevante y significativo hoy. Al leer la Tora guiados por las lecturas que otros judíos hicieron logramos extraer sentido y escuchar nuestra propia voz dentro de sus voces descubriendo así esa verdad que allí se encuentra.

 

Si no lo creo no lo veo

En definitiva la verdad de la Tora se revela en el constante repensar del texto en el contexto. Eso significa leer el texto de la Tora junto con lo que escribieron aquellos que reflexionaron en su propia tradición y en su propio tiempo distinto al nuestro. Solo explorando cómo confrontaron este texto constantemente con otros contextos sociales, políticos, económicos, religiosos, otros paises, otros idiomas, otros gobiernos, otras religiones, otros tiempos y otras filosofías diferentes a las nuestras vemos emerger esa hermosa verdad que posee la Tora. El texto nunca ha cambiado pero nosotros vamos cambiando nuestra visión del texto a medida que reflexionamos una y otra vez sobre las mismas historias. La Tora es siempre la misma pero nosotros no somos los mismos todo el tiempo.

La verdad del mensaje de Dios en la Tora y la belleza de sus historias y enseñanzas no surgen cuando uno la analiza con una super-computadora o la expone a miles de combinaciones numéricas de la gematría -es decir la combinación de letras hebreas y números- para demostrar que en efecto es verdad porque no tiene ni un error, todo cierra perfectamente y por eso hay que creer en ella. Tampoco surge su verdad cuando los arqueólogos encuentran una moneda o vasija que tiene inscripta una palabra que figura en la Tora.

La verdad es que hay muchos tipos de “verdades” y la verdad histórica o racional es solo una de las tantas verdades que conocemos.

En conclusión uno descubre que la Tora es verdad cuando ve la manera en que nuestros antepasados bíblicos (junto a los judíos que intentaron entender el mensaje de la Tora a través de miles años de historia) se equivocan, aprenden cosas nuevas y cambian. Y por ende nosotros al leer una y otra vez la Tora también nos equivocamos, aprendemos cosas nuevas y cambiamos. La forma en la cual uno descubre la verdad de la Tora es viendo cómo afecta la vida de las personas. Así es como uno descubre el profundo y maravilloso universo de la Tora. Así es como uno descubre que lo que esta escrito en la Tora es verdad.

Diego Edelberg

Hola, soy Diego Edelberg, el fundador del blog JudiosyJudaismo.com. Me apasiona todo lo relacionado con la música, el judaísmo, la interpretación, la educación, la mitología, la filosofía, la religión, la ciencia, la historia, el arte, la física, la cosmología, la evolución, la sociología, la epistemología, la metafísica, la cabalá y en especial aquello que resulta contradictorio, paradójico y absurdo. Para conocer más sobre mi y de qué se trata mi blog visitá la sección Acerca del Autor

Publicaciones Relacionadas

Comments

  1. Rene de Leon dice

    Muy buen articulo Diego, cierto conforme cambiamos o vamos creciendo, la Tora se muestra diferente, pero cuando comensamos a actuar en forma diferente a nuestra forma acostumbrada, es cuando su verdad nos esta transformando.
    Gracuas Diego
    atte. Rene de Leon

  2. Daniel Ben-Hillel dice

    Querido Diego,

    Creo que no me gusta la forma en que encaras este artículo. Estamos hablando de fe y no de historia!

    Justamente estamos entrando en el mes de Kislev y tenemos frente a nosotros Jánuka. Cuando se rebelaron los Judíos contra los griegos? Cuando estos quisieron desvirtuar el estudio de la Torá, transformándolo en el estudio de un cuento más de los muchos que andan por allí. La Torá es distinta a los otros libros ya que no se trata de algo que necesite pruebas (en realidad, todo un pueblo, más de 600.000 personas fueron testigos de la entrega de la Torá), la Torá es usando un ejemplo muy querido por los maestros nuestros es como que una mujer está embarazada, o lo está o no lo está, pero no puede estar “medio embarazada” con la Torá sucede lo mismo, o crees o no crees, nadie te obliga a hacerlo, pero no puedes “creer en las partes que te sirven” como vemos en algunos movimientos iluminados.

    Otra cosa es nuestra obligación de ver la Torá a través de nuestros propios ojos y encontrar la historia de nuestras propias vidas en ella. Eso es parte de la visión del Baal Shem Tov y de los movimientos Jasídicos. Es evidente que cada letra de la Torá tiene un propósito y una razón de ser, así como es evidente que cada uno de nosotros la lee con sus propios ojos. pero partamos de la base de que no se discute si la Torá es verdad o no, si no lo fuera, nuestras vidas tendrían una base falsa ya que toda la civilización occidental (así como la árabe) está basada en las verdades de la Torá!

    Gracias y perdón
    Daniel

  3. tomás dice

    Hola Diego te cuento que para mi la tora contiene verdades más elevadas y profundas que aquellas verdades del tipo anegdótico o cientifico.
    Por ejemplo no sabemos si Cain y Abel por afuera de nuestro sentir existierón o si se trata más bien de un mito, pero lo que tiene de verdad ese texto es su mensaje que es el selo entre hermanos y el favoritismo que tiene en el texto Dios, puede reflejarse en el favoritismo que muchas veces hacen los padres hacia ciertos hijos.

    • Diego Edelberg dice

      Hola Tomás,

      estoy absolutamente de acuerdo contigo.
      ¡El mejor libro de historia en realidad no es un libro de historia!
      Gracias por compartir tu reflexión con nosotros.

      Saludos

  4. Bernabe Navarro dice

    Estimado Diego:
    La verdad que tu manera de explicar y exponer esta verdad. Me parece excelente, genial. Muy bien hecha, la verdad que me ensena a pensar ver la verdad en su esencia respecto a la Torá. Entiendo perfectamente lo que quieres decir. Es sencillo, pero profundo al mismo tiempo. Gracias.

  5. Rafael Genes Prestán dice

    Querido Diego, por cada comentario tuyo me animo cada día mas a leer La Tora – Y lo voy hacer despacio con el fin de entender y comprender qué es de verdad lo que Dios quiere hacer de nosotros. Espero que él me de la suficiente capacidad para entenderla, y al final poner su contenido en practica. Como siempre Diego, muchas gracias..

    • Diego Edelberg dice

      Querido Rafael,

      me alegra saber que te animo a leer la Tora. Es mi deseo que Dios te ilumine y te guie para que puedas encontrar en ella lo que estás buscando. Te aseguro que lograrás entenderla y también es importante que pongas su contenido a la práctica.

      Saludos y gracias a vos por tu comentario.
      Diego

  6. Maria Moreno dice

    Lo verdaderamente hermoso de la Torá son las enseñanzas que tiene para cada uno de nosotros, coincido contigo en que no es históricamente correcta, mas eso nada tiene que ver con la riqueza encerrada en ella, con su verdad, con una verdad que va mas allá de tiempo y espacio y que esta verdad es apreciada por nosotros de diferente manera y que aprendemos de ella cada día. He ahí la verdadera importancia de su estudio diario, para el enrequecimiento de ntras vidas.
    Gracias nuevamente por tu blog, cambia cada dia mi forma de ver las cosas.

    • Diego Edelberg dice

      ¡Gracias Maria!
      Ojo que no digo que todo es históricamente incorrecto. Digo que hay ciertas partes que no son históricamente precisas.
      Pero como bien mencionas tú, eso no afecta en nada la Verdad de la Tora.

      Saludos!
      Diego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>